Menu

CHARLAS CONMIGO MISMA

/Esperanza Mena Sáez                     

No sé cómo empezar de nuevo después de tanto tiempo: pero pienso que la vida hay que tomarla como viene, y si tengo de  la oportunidad de seguir viviendo, voy a hacerlo con alegría y esperanza.

Atrás quedó el cáncer, y las secuelas las voy sobrellevando como mejor puedo, porque la vida es bella y hay que seguir adelante con lo que sea.

De nuevo he cogido el toro por los cuernos y seguiré hablando conmigo misma, contándome las cosas buenas o malas que a diario vayan pasando por mi retina, aunque algunas son tan tristes que se me encoje el corazón, solo de verla u oírlas.

No soporto la bajeza humana que se ensaña con los débiles; no entiendo la política ni la guerra, sea en el país que sea, y me duelen en el alma los niños que siempre son los mas perjudicados por todo.

Por eso os mando un poema dedicado a tantos como sufren esa situación.

Señor danos la paz.         

 

 

SEÑOR, DANOS LA PAZ

 

Señor de los espacios infinitos,

tú que tienes la paz entre tus manos

repártela, Señor, por este mundo

para que todos seamos como hermanos.

 

No permitas que la guerra se haga dueña,

y que asole países y ciudades,

donde suelen morir siempre inocentes

y nadie se preocupa por sus males.

 

¿Que importa si son niños o mayores?

Solo importa el dinero de las armas,

y el orgullo de ufanos gobernantes

que no tienen corazón, y menos alma.

 

Señor de los espacios siderales,

yo te pido por favor que des la paz

para acabar con tanto desatino

                              y solo haya en el mundo libertad.

 

 

Dedicado a todos los sitios donde la guerra impera.

 

 

 

 

 

volver arriba