Menu

Martín Fierro -II-

Martín Fierro -II-

Martín Fierro - II -

 

  Ninguno me hable de penas  115  
  porque yo penando vivo-    
  y naides se muestre altivo    
  aunque en el estribo esté,    
  que suele quedarse a pie    
  el gaucho más alvertido.  120  
  Junta esperencia en la vida    
  hasta pa dar y prestar,    
  quien la tiene que pasar    
  entre sufrimiento y llanto;    
  porque nada enseña tanto  125  
  como el sufrir y el llorar.    

     Viene el hombre ciego al mundo    
  cuartiándolo la esperanza,    
  y a poco andar ya lo alcanzan    
  las desgracias a empujones;  130  
  ¡Jue pucha! que trae liciones    
  ¡el tiempo con sus mudanzas!    

     Yo he conocido esta tierra    
  en que el paisano vivía.    
  Y su ranchito tenía  135  
  y sus hijos y mujer...    
  Era una delicia el ver    
  cómo pasaba sus días.    

     Entonces... cuando el lucero    
  brillaba en el cielo santo  140  
  y los gallos con su canto    
  la madrugada anunciaban,    
  a la cocina rumbiaba    
  el gaucho... que era un encanto.    
—5→

     Y sentao junto al jogón  145  
  a esperar que venga el día,    
  al cimarrón le prendía    
  hasta ponerse rechoncho,    
  mientras su china dormía    
  tapadita con su poncho.  150  

     Y apenas el horizonte    
  empezaba a coloriar,    
  los pájaros a cantar,    
  y las gallinas a apiarse,    
  era cosa de largarse  155  
  cada cual a trabajar.    

     Éste se ata las espuelas    
  se sale el otro cantando,    
  uno busca un pellón blando,    
  éste un lazo, otro un rebenque,  160  
  y los pingos relinchando    
  los llaman desde el palenque.    

     El que era pión domador    
  enderezaba al corral,    
  ande estaba el animal  165  
  bufidos que se las pela...    
  Y más malo que su agüela    
  se hacía astillas el bagual.    

     Y allí el gaucho inteligente    
  en cuanto al potro enriendó,  170  
  los cueros le acomodó    
  y se le sentó en seguida,    
  que el hombre muestra en la vida    
  la astucia que Dios le dio.    

     Y en las playas corcobiando  175  
  pedazos se hacía el sotreta,    
  mientras él por las paletas    
  le jugaba las lloronas,    
  y al ruido de las caronas    
  salía haciéndose gambetas.  180  

     ¡Ah! ¡tiempos!... era un orgullo    
  ver ginetiar un paisano-    
  Cuando era gaucho vaquiano    
  aunque el potro se boliase    
  no había uno que no parase  185  
  con el cabresto en la mano.    

     Y mientras domaban unos,    
  otros al campo salían,    
  y la hacienda recogían,    
  las manadas repuntaban,  190  
  y ansí sin sentir pasaban    
  entretenidos el día.    

     Y verlos al caer la noche    
  en la cocina riunidos    
  con el juego bien prendido  195  
  y mil cosas que contar,    
  platicar muy divertidos    
  hasta después de cenar.    

     Y con el buche bien lleno    
  era cosa superior  200  
  irse en brazos del amor    
  a dormir como la gente,    
  pa empezar al día siguiente    
  las faenas del día anterior.    

     ¡Ricuerdo!... ¡Qué maravilla!  205  
  cómo andaba la gauchada,    
  siempre alegre y bien montada    
  y dispuesta pa el trabajo...    
  pero hoy al presente... ¡barajo!    
  no se le ve de aporriada.  210  

     El gaucho más infeliz    
  tenía tropilla de un pelo,    
  no le faltaba un consuelo    
  y andaba la gente lista...    
  tendiendo al campo la vista  215  
  sólo vía sino hacienda y cielo.    

     Cuando llegaban las yerras,    
  ¡cosa que daba calor!    
  tanto gaucho pialador    
  y tironiador sin yel-.  220  
  ¡Ah tiempos!... pero sin él    
  se ha visto tanto primor.    

     Aquello no era trabajo,    
  más bien era una junción,    
  y después de un güen tirón  225  
  en que uno se daba maña,    
  pa darle un trago de caña    
  solía llamarlo el patrón.    

     Pues vivía la mamajuana    
  siempre bajo la carreta,  230  
  y aquel que no era chancleta    
  en cuanto el goyete vía,    
  sin miedo se le prendía    
  como güérfano a la teta.    

     ¡Y qué jugadas se armaban  235  
  cuando estábamos riunidos!    
  Siempre íbamos prevenidos    
  pues en tales ocasiones,    
  a ayudarles a los piones    
  caiban muchos comedidos.  240  
—6→

     Eran los días del apuro    
  y alboroto pa el hembraje,    
  pa preparar los potajes    
  y obsequiar bien a la gente,    
  y ansí, pues, muy grandemente,  245  
  pasaba siempre el gauchage.    

  Venía la carne con cuero,    
  la sabrosa carbonada,    
  mazamorra bien pisada    
  los pasteles y el güen vino...  250  
  pero ha querido el destino,    
  que todo aquello acabara.    

     Estaba el gaucho en su pago    
  con toda siguridá:    
  pero aura... ¡barbaridá!  255  
  la cosa anda tan fruncida,    
  que gasta el pobre la vida    
  en juir de la autoridá.    

     Pues si usté pisa en su rancho    
  y si el alcalde lo sabe  260  
  lo caza lo mesmo que ave    
  aunque su mujer aborte...    
  ¡No hay tiempo que no se acabe    
  ni tiento que no se corte!    

     Y al punto dese por muerto  265  
  si el alcalde lo bolea,    
  pues ay nomás se le apea    
  con una felpa de palos-,    
  y después dicen que es malo    
  el gaucho si los pelea.  270  

     Y el lomo le hinchan a golpes,    
  y le rompen la cabeza,    
  y luego con ligereza    
  ansí lastimao y todo,    
  lo amarran codo con codo  275  
  y pa el cepo lo enderiezan.    

     Ay comienzan sus desgracias,    
  ay principia el pericón;    
  porque ya no hay salvación,    
  y que usté quiera o no quiera,  280  
  lo mandan a la frontera    
  o lo echan a un batallón.    

     Ansí empezaron mis males    
  lo mesmo que los de tantos,    
  si gustan... en otros cantos  285  
  les diré lo que he sufrido-    
  después que uno está... perdido    
  no lo salvan ni los santos.    
volver arriba