Menu

UN POCO MÁS DE LO MISMO

UN POCO MÁS DE LO MISMO

En memoria de /Santiago Rueda

          El tema de la cultura de la alimentación, requiere por ser tan importante un espacio más amplio que el que le dediqué en mi artículo anterior en la revista            “LA FONTANA” titulado: la importancia de la cultura en la alimentación.

 

        Un punto importante de atención, con respecto a la cultura en la alimentación es, la obesidad que parece ser que en nuestros pueblos está mas acentuada que en otros lugares de España, lo que denota un considerable descuido de la nutrición. Si tengo tan elevado concepto de la felicidad, forzosamente ha de ser reiterativo. Una persona obesa, no puede ser feliz en modo alguno, hay un sin fin de razones que lo avalan, a partir de la molesta pesadez de soportar un sobre peso adicional a un armazón normal, los peligros de hipertensión y demás enfermedades provinentes. La persona obesa, es esclava de su constante preocupación, además por su desigual estado físico, que merma su habilidad para desenvolverse normalmente en su mundo.

 

        En la inmensa mayoría de las veces, para ser feliz hemos de luchar por la felicidad, no sería tan dura esa lucha, si tuviéramos la cultura necesaria para comprender, que la felicidad, es por lo único que vale la pena vivir. La obesidad si no es hereditaria, es el resultado de los excesos estimulatorios. Muchos padres, despreocupados por el bienestar de sus hijos, les permiten y hasta les incitan a estimularse, debido lo cual, se pueden ver adolescentes que poco a poco se les va desformando su silueta.

        La dieta mediterránea que tan en cuenta se tiene en las provincias limítrofes, en la nuestra se ignora casi por completo, haciéndose una dieta de excesivas grasas y azúcares y poca o nula leguminosas y frutas, cuando habría que hacer todo lo contrario, el organismo no requiere para su normal funcionamiento ningún exceso de calorías.

 

        Comer bien, que tanto se repite con pocas explicaciones que avalen, no es consumir buenos alimentos y mucho, comer bien es: dar al cuerpo las proteínas que necesita para su normal funcionamiento sin excesos.

 

        Cuando el organismo se adapta a un régimen escaso suficiente, ya no desea otro que el que va siguiendo, tanto en la alimentación como en el tiempo. La persona en la alimentación debe ser todo lo metódica que pueda, es muy negativo para una salud coherente, tomar alimentos a destiempo, consumiendo estimulantes como son los helados, frutos secos y sobre todo, productos de pastelería.

 

El estómago es un órgano como cualquier otro, cuando se cansa quiere descansar y lo hace entre alimento y alimento, si la persona no le permite su descanso, no digiere bien y el alimento va a enriquecer las grasas con el considerable aumento de las mismas, por lo que es importante tener en cuenta estos datos sobre todo en el comienzo de la pubertad, no obstante, el régimen en la persona debe ser constante en la alimentación y en el tiempo. Desterremos los estímulos y hagamos un régimen mas vegetal y metódico.

volver arriba