Menu

AL ENEMIGO, NI AGUA

AL ENEMIGO, NI AGUA

En memoria /José Ramón Torres Mestre

            No hay un adjetivo en nuestra lengua que acarree tanta desunión, y lo peor y más grave son los efectos tan devastadores que originan. Me refiero al adjetivo enemigo. En las páginas de nuestra historia y en la universal se cubren de sangre por las guerras incesantes de unos y otros; porque las diferencias de ideas o conceptos son diferentes, fomentándose con ello la enemistad. Enemigos y siempre por alcanzar el poder y el sillón.

 

            No ha existido poder en el mundo que no haya empleado la frase <<al enemigo, ni agua>>. La vida evoluciona, pero al mismo tiempo con ella se arrastra el odio y el rencor. Amigo lector, usted o cualquiera, por el sólo hecho de pensar libremente y exponer esos pensamientos, puede pasar al rol o nómina de los enemigos (persona non grata), de forma automática y sin posibilidad ni derecho alguno para poder borrarse de esa lista o rol. Creo, que a esto contribuyen los meapilas con la difamación y el descrédito a las personas honradas.

 

            Ante esta baraja de cartas, es difícil pedir peras al olmo; ya lo decía el filósofo y naturalista inglés BACON (1214-1294): <<difamad que algo queda>>.

 

            Yo pienso que la malevolencia es de personas miserables, las cuáles tienen que purgarse con aceite de ricino y pasar sus malvados sentimientos por un tamiz (cedazo muy tupido). Sigo pensando porque existo, y esto me implica y me alienta a cooperar con lo poquito que ha quedado en mi tamiz, de forma humana intentando aportar y conseguir, la amistad llana y sincera que tan difícil hoy, es de conquistar.

 

            En la actualidad, los mandatarios tenían  que hacer pasar por el detector de mentiras a esas masas que lo cortejan y loan por intereses propios. Tenemos que vigilar y rechazar todo lo que sea falso, mediante controles de calidad. Las experiencias y la realidad están llenas de individuos que alardean de títulos que no poseen y que no están constatados por el Ministerio de Educación, estos, la única licenciatura que tienen es la de la falsedad. Como muestra la tenemos en nuestra reciente historia, el Sr. Roldán, <<Honoris Causa>> en falsedad e hipocresía.

 

            Si ser honrado en el recto cumplimiento de las leyes Constitucionales, en cuyos capítulos brillan los intereses de todos es ser enemigo, yo me pregunto, ¿cuál es el aforismo o frase para los que están fuera de esos derechos y deberes?

 

            Pensemos todos unidos que la honradez no es enemistad, ni vanidad, es un deber de todos los ciudadanos.

 

“No hay más bello camino que el que se construye con la honradez”

volver arriba