Menu

TURISMO

 La Milla de Oro

/Juan Sánchez Jiménez

A principios del siglo XVIII un médico inglés llamado Richard Russell escribió un libro explicando las bondades terapéuticas del agua del mar para muchas enfermedades y que las aguas termales no eran buenas para la salud. De forma que consiguió que la gente se bañara en el mar con fines terapéuticos. De ésta forma lugares como Scarborough y Brighton se pusieron de moda y construyeron balnearios y a mediados del siglo XIX ya eran unos veinte lugares de baños en la costa oeste inglesa, entre ellos Blackpool, que se convirtió en un lugar de diversión copiado después por Las Vegas en Norteamérica. Hubo una época en la que llegaban a Blackpool 320 trenes diarios con viajeros para estancias de una semana. Tiene la ciudad unos 3500 hoteles y pensiones. Todo éste jaleo sólo para que la gente se metiera en el agua hasta las rodillas, pues el viento y la frialdad impiden el baño. Por éso la ciudad se convirtió en un parque de atracciones para no perder la rentabilidad de los visitantes. Pero hoy, ésta ciudad es sólo un destino de visitas breves: los ingleses han trasladado sus vacaciones a las playas mediterráneas, imponiendo allí su cultura comercial y hasta sus costumbres: En Marbella, por ejemplo, el Ayuntamiento, asistido por periodístas, han permitido el bautizo de un trozo de la carretera con el nombre de "Milla de Oro", traducción literal  de la Golden Mile de la citada ciudad de Blackpool.

volver arriba