Menu

LA SITUACIÓN DE LAS CANTERAS DE ALHAURÍN DE LA TORRE

LA SITUACIÓN DE LAS CANTERAS DE ALHAURÍN DE LA TORRE

/Plataforma en Defensa de la Salud y la Sierra (PDSS)

 

Muchos vecinos se han sorprendido al ver la valla publicitaria de la Plataforma en Defensa de la Salud y la Sierra (PDSS), cuya foto se adjunta, porque creían que las canteras de Ahaurín estaban cerradas y el problema solucionado. Nada más lejos de la realidad. Intentaremos desde aquí aclarar un poco el tema con un breve resumen de la situación.

Aunque la explotación minera es enorme y parece un sólo gran cráter, en realidad hay siete explotaciones distintas.

Cuatro de ellas fueron cerradas por sentencia firme del TSJA en octubre de 2006 por haber estado explotando la sierra ilegalmente durante décadas de forma “clandestina e ilegal” con la connivencia de la Junta de Andalucía y del Ayuntamiento de Alhaurín que no hicieron nada para impedirlo. Son las siguientes: Troconal (SANDO), Taralpe (Italcementi), Retamero y Pinos

Dos de estas cuatro (Taralpe y Pinos) se acogieron a un fraudulento Plan de Restauración urdido por las administraciones competentes que tenía como objetivo principal el mantenimiento de la actividad extractiva. El hecho de que tras los siete años previstos la “restauración” no superara el 10% del total lo demuestra. Una de ellas, Pinos, incluso mantuvo de forma ilegal durante muchos meses la extracción tras la finalización del Plan hasta que el Seprona de la Guardia Civil, a raíz de una denuncia de la PDSS (ya que ni la Junta ni el Ayuntamiento se dieron en ningún momento por aludidos) lo denunció. Teóricamente estas canteras están cerradas a día de hoy.

Una de las tres canteras restantes, Sierra Llana, aunque teóricamente está en restauración, suministra material a la planta de machaqueo (legal) que Pinos tiene en sus instalaciones, no sabemos en base a qué licencias.

Y finalmente hay dos canteras (ARIPISA y ARIPRESA) que no fueron declaradas ilegales y siguen trabajando a pesar de que ARIPISA había explotado ya el 99,4% de su superficie hace siete años (según un informe pericial encargado por el juez) y no han parado desde entonces. De hecho hay horas en las que salen camiones a ritmo de uno por minuto. Lamentablemente la Junta hace oídos sordos a las reiteradas preguntas planteadas por la PDSS acerca de los planes de cierre y restauración de estas explotaciones aún activas.

Por último, existe un proyecto de restauración geomorfológica y ecológica promovido por la PDSS y que la cantera de Taralpe hizo suyo, que está a la espera de que la “comisión municipal de restauración” sea convocada para estudiarlo y, en su caso, impulsarlo.

Es decir, el problema de las canteras de Alhaurín sigue existiendo y debemos estar vigilantes para que ni la Junta ni el Ayuntamiento nos sigan tomando el pelo como llevan haciendo desde hace décadas.

volver arriba